jueves, 26 de octubre de 2017

SEGUIR APRENDIENDO: Dr. Alejandro J Cabrera




Seguir aprendiendo: Dr. Alejandro J Cabrera


Bhakti: El Sendero de la Devoción
La palabra Bhakti deriva del sánscrito y significa literalmente devoción, apego, afición, amor, homenaje, adoración, piedad, etc. En la tradición hindú se refiere habitualmente a la devoción por un Dios personal encarnado, con atributos, a diferencia de la adoración a un Dios impersonal sin atributos de los seguidores del sendero del Conocimiento o Gnana.
La palabra sánscrita deriva de la raíz Bhaj que significa “dividir, compartir, participar, pertenecer a”. También Bha es el nombre del planeta Venus.
En el capítulo XII del Bhagavad Guita Arjuna le pregunta a Krishna quienes son los devotos más versados en Yoga, a lo que Krishna responde que considera mejores a “aquellos que me adoran con la mente fija en Mí, firmes en su devoción y dotados de suprema fe”. Agrega que los que adoran a lo imperecedero manifestado…también llegan a Mí. Y explica que para el ser encarnado el sendero hacia lo Inmanifestado, es muy difícil.
Y explica de forma maravillosa un resumen de este camino en los versículos 6 y 7: “los que Me ofrecen todas sus acciones, que están entregados a Mí, que Me adoran y meditan en Mí con firme devoción, a ellos que están concentrados en Mí, Yo les redimo pronto de este océano de la existencia transmigratoria”. Debemos tener en cuenta que ese Principio Absoluto que llamamos Dios o Brahman, se encarna para que el ser humano pueda retornar a su origen divino, privilegio del nacimiento humano como enseña la filosofía Vedanta. Adorar y amar a alguien que se conoce es el camino más sencillo.
Luego Krishna le dice a Arjuna, “sino puedes fijar tu mente firmemente en Mí, entonces trata de llegar a Mí, por el abhyasa yoga, práctica diaria del constante recuerdo, sino puedes entonces dedícame tus acciones, si aún esto te resulta difícil, toma refugio en Mi y renuncia al fruto de todas tus acciones. Y agrega en un párrafo digno de contemplar una y otra vez:” Indudablemente el Conocimiento es superior al mero abhyasa, la meditación es superior al conocimiento, pero la renunciación al fruto de la acción es mejor que la meditación, porque por la renunciación se logra inmediatamente la Paz”.