sábado, 16 de junio de 2018

POEMA: Sri Ramakrishna es Satchidananda





¿QUIEN ES SRI RAMAKRISHNA?...
'SRI RAMAKRISHNA es Satchidananda,
la personalidad primordial, el eterno supremo Brahman,
la condensación plena de conciencia, SRI GURU.'
- (Poemita)

- SRI RAMAKRISHNA is Satchidananda, the primordial personality, the eternal supreme Brahman, the full condensation of consciousness, SRI GURU

-(Bengali: transliterated):
'Sri Ramakrishna Adipurusha, Parabrahma sanatana;
Sri Guru Satchidananda, chinmaya, chidghana'

jueves, 14 de junio de 2018

SEGUIR APRENDIENDO: Carolina Mazza





Del libro “Vedanta Práctica. Filosofía Vedanta” del Rdo. Swami Vijoyananda. Capítulo “¿Dónde hallar a Dios?”

Básicamente en este primer capítulo el Rdo. Swami Vijoyananda nos hace reflexionar acerca de nuestra naturaleza Divina y de las propias limitaciones que tenemos por vivir en este mundo.

Para superar este aparente conflicto y quitar la capa de ignorancia que nos rodea, el Rdo. Swami Vijoyananda nos propone dos panaceas* (*término que proviene del griego Panakos y que significa “remedio para todo”):

1)    Una de ellas (frecuentemente oída pero dificilísima de practicar) es: <<Renuncia al mundo>>

El Rdo. Swami Vijoyananda nos explica que este es un mundo lleno de miserias y que, por lo tanto, no puede existir en él la verdad; si reflexionamos profundamente, descubriremos nosotros mismos que no existe más camino que el del renunciamiento.

Nos brinda ejemplos de renunciamiento:
-si queremos la verdad debemos renunciar a todo lo falso;
-si queremos a Dios debemos renunciar a todo cuanto no es Dios;
-si queremos ser grandes debemos renunciar a todo lo que humilla y rebaja.

En definitiva, renunciar a todo cuanto no somos para ser lo que somos.


2)    La segunda es: <<Buscar a Dios>>

Dado que Dios es el Ser Omnipresente y Omnipotente, el Rdo. Swami Vijoyananda nos dice que es una gran lástima, que seamos incapaces de elevarnos por encima de nuestras limitaciones y que creamos haber perdido nuestra propia naturaleza por el sólo hecho del contacto con este mundo.

Por el contrario, debemos entender que no la hemos perdido, sino que está escondida bajo una capa de ignorancia; debemos quitarla y conocernos a nosotros mismos.


En este sentido, en el último libro del Rdo. Swami Pareshananda “La práctica Universal de Japa Yoga”. Capítulo “¿Dónde buscar a Dios?”, responde a la pregunta de la siguiente forma:
¿En dónde buscar? El gran guru del Vedanta Sri Shankaracharya contestó:

“En este mismo cuerpo, en la mente pura, en la cámara secreta del intelecto, hay un espacio conocido como el inmanifestado. Allí el Atman, de belleza extraordinaria, luce como el sol y manifiesta este universo por Su propia refulgencia” (Vivekachudamani).


Y para concluir el Rdo. Swami Pareshananda nos dice: “Dios es tanto la toda penetrante Realidad cósmica como la Realidad detrás del alma individual. Él es el Supremo Gobernador y en todo sentido está muy cerca de nosotros”. (pág. 32)

SEGUIR APRENDIENDO: Lic. Sandra Carmona






Muy pocas personas se dan cuenta de que la Ley divina gobierna todas las acciones y determina sus efectos. Así, el destino de cada persona, lejos de ser el fruto del azar, se encuentra dirigido por las causas que ella misma pone en movimiento.
El éxito significa crear a voluntad lo que necesitas. El auténtico éxito consiste en ser el dueño del poder crear a voluntad lo que necesitas.
El poder de adquirir lo que verdaderamente necesitamos para  nuestra existencia y felicidad absoluta.
Si el concepto de felicidad se reduce a su verdadero significado, puedes satisfacer fácilmente las necesidades.
Vivir en forma sencilla no significa penuria ni conciencia de pobreza.La simplicidad consiste en hallarse libre de deseos y apegos y disfrutar interiormente de una felicidad suprema.
Dicho estado requiere de una mente con discernimiento y una voluntad muy poderosa.Vivir con sencillez no trae aparejado ni estrecheses ni privaciones, sino la sabiduría para estorzarse para obtener lo que realmente necesitas y estar satisfecho con ello.
La prosperidad significa satisfacer de manera uniforme el cuerpo, la mente y el alma.
Del libro El viaje a la iluminación de Paramahansa Yogananda
Lic. Sandra Irene Carmona

miércoles, 30 de mayo de 2018

SEGUIR APRENDIENDO: Lic. Noemi Villacorta





Encuentro con "Pedacitos de India" editado por Ramakrishna Ashrama de Buenos Aires, Marzo de 1940

Habiendo sido interrogado cierta vez acerca de las razones que motivaban su inflexible celibato, no obstante el hecho de tener esposa, contestó el Maestro (Sri Ramakrishna) narrando el cuento de Dios Kartikeya.
Kartikeya, conductor de los ejércitos celestiales, arañó en cierta ocasión a un gato. Al regresar a su hogar vio sobre el rostro de su madre la marca del arañazo.
"Como es posible, madre -pregunto- que hayas recibido en la mejilla un arañazo tan feo?".
" Hijo mío -contestó la Divina Durga-  bien sabes que esto ha sido obra tuya; lleva la señal de tu propia uña".
"Como a podido ser eso -preguntó el asombrado Kartikeya.  No recuerdo haberte arañado nunca".
" No -le respondió su madre-  pero acuerdate de lo que le hiciste esta mañana al gato..."
"Cierto es -confesó el hijo-  Pero cómo pudo aquello lastimarte?".
" Hijo querido -repuso la madre- nada existe en este mundo sino Yo. Soy la creación entera. Cuando dañas algo, sea lo que fuere, Yo sufro".
Quedó Kartikeya profundamente impresionado por tales palabras y resolvió no casarse nunca, pues desde aquel instante consideró a cada mujer como madre suya.
De igual modo (dijo el Maestro) considero a cada mujer como mi Divina Madre. Cuando veo mujeres buenas pertenecientes a familias respetables, contemplo en ellas a la Divina Madre en Su pureza; e igualmente cuando veo mujeres públicas en la ciudad, sentadas en la galería de su casa a la vista de todos, cubiertas con el ropaje de la inmoralidad y el impudor, en ellas también percibo a y Madre Divina divirtiéndose, aunque con distinto atavío.

SEGUIR APRENDIENDO: Srta. Carolina Mazza




En uno de los primeros capítulos del libro Vedanta Práctica. Filosofía Vedanta de Swami Vijoyananda titulado “¿Por dónde empezar?”, Swami Vijoyananda nos hace reflexionar con las siguientes preguntas: “¿Sientes deseos de empezar? ¿Sientes verdaderamente que tú y yo debemos empezar, que debemos descubrir las causas de todas nuestras congojas y el medio de eternizar nuestra dicha?"

Luego nos dice que la respuesta puede ser condensada en una sola frase: “Empieza allí mismo donde estás."
“Cuando te coloques en el punto exacto del cual quieras partir y te resuelvas a seguir con tesón y paso a paso tu ideal, sólo entonces obtendrás algún resultado. Ser y convertirse en, son una misma cosa.”

Así por ejemplo, nos explica que, si uno quiere lograr la paz debe empezar siendo pacífico; “debes empezar por aquello que te propones conseguir al final."

Otros ejemplos que nos brinda: si uno anhela la alegría, el amor, la verdad, la dicha o Dios, por ahí mismo debe empezar.

En el siguiente capítulo “Transformación” Swami Vijoyananda afirma que
“El principio es una copia del fin. En el medio, en el sendero, nosotros discernimos, meditamos, tratamos de concentrarnos; pero como es natural, al hacer tales experimentos con frecuencia olvidamos nuestro propio ideal. (...) Quienes son religiosos de verdad, están ante todo seguros de su meta, conocen el camino y se muestran firmes en su avance."

Después nos dice: “No debes interpretar la religión ni como un algo enteramente distinto y separado de tu vida, ni como una de las tantas nimiedades que la llenan; es tu meta y el camino para llegar a ella y el medio de lograrla."

Finalmente concluye de la siguiente manera: “Busca primero tu propio ideal; y luego dedícate a él por completo sin detenerte ni un solo segundo hasta alcanzarlo. Si así lo haces, te afirmo que lograrás tu ideal y te convertirás en él.”


Estos conceptos los asocié, por un lado, con una tonadita de Swami Pareshananda la cual finaliza con la siguiente frase: “la espiritualidad consiste en ser y transformarse."

Y, por otro, con su poema “Conseguí ya el comienzo” del libro Ramakrishna Sarada Gita, pág. 30:

Conseguí ya el comienzo y jamás pararé; toda la dulzura de la vida así lograré.
Enciendan sus antorchas del amor ¡oh mis compañeros! encontraremos con certeza la fuente de la Luz.
¡Vengan conmigo todos los hijos de la Inmortalidad!
Dios mismo está con nosotros, superaremos toda debilidad.

SEGUIR APRENDIENDO: Counselor Veronica Pomerane





Escojamos una orientación para nuestra vida espiritual, que sea bien definida y no nos desviemos de ella.
Puede que en algunos momentos la duda nos ataque y nos haga perder las esperanzas.
Sin embargo, el aspirante que logró acostumbrarse a vivir en el espíritu gracias a la repetida práctica en la presencia de aquel que alcanzó la realización, encontrará dentro de sí la fuerza para superar los obstáculos en su camino y para triunfar sobre la duda y la desesperanza.
Sri Ramakrishna fue dotado con tal fuerza de pensamiento, de manera que se transformaba en la divinidad que él mismo elegía como objeto de su adoración.
No dejemos en ningún momento de mantener en el fondo de nuestra conciencia el recuerdo de nuestro ideal. Seamos fieles en nuestra adherencia a él. Si nos propusiéramos un nuevo ideal cada día nunca lograríamos tener una visión clara.
Aprendamos a establecer la mayor correspondencia entre la vida de todos los días y nuestra meditación de acuerdo con nuestro ideal.
Gracias a la meditación creamos dentro de nosotros, aunque lentamente, una nueva vida.
La concentración es el primer paso para meditar.
Lo que da un valor especial a nuestro esfuerzo por concentrárnos es el propósito que escogemos.
El ideal se convierte en el modelo a imitar a cada momento de nuestra vida. Si nos mantenemos permeados por tal pensamiento, podremos despertar las fuerzas que estan latentes dentro de nosotros. Nos ayudarán en nuestra purificación interna y nos acompañarán en nuestra transformación, en una ofrenda cada vez más interna.
En India existe la firme creencia de que el mantra es lo Divino en persona.
Cada aspecto Divino tiene una forma y un nombre que le pertenece. El nombre y la forma no pueden separarse uno del otro. El nombre está compuesto por símbolos diferentes que se presentan en un orden predeterminado. Es gracias a esta especial conjunción de sílabas místicas que uno puede dotar de vida a las letras mismas que constituyen la palabra.

Cuando esta transustanciación tiene lugar, el aspecto divino alcanza el estado de jagrat. Abandona su sueño y se despierta en nosotros.

viernes, 25 de mayo de 2018

¡Oh Argentinos! ¡Oh compañeros! : CORO

(Duración: 1.33) : ¡Oh Argentinos! ¡Oh compañeros! : CORO
¡Argentinos intégrense! ¡Argentinos intégrense
en el nombre de la patria!
¡Toda su fuerza yace ahí, toda hombría, toda gloria!
¡Levántense y únanse
para manifestar toda valentía!
¡Somos intrépidos, estamos unidos
por la bendita patria!
¡Vivan alegres argentinos! ¡Viva la alegre patria!
¡Vivan alegres argentinos!
¡Viva la alegre patria!
- Let the argentines integrate themselves in the name of their nation. There lies their all strength, manliness and glory. Stand up and be united to manifest your boldness. We are fearless. We are united in the name of the blessed country. Rejoice argentines and joyful Argentina!

viernes, 18 de mayo de 2018

Poema: Oración para la Argentina







ORAR, ORAR Y ORAR...

https://soundcloud.com/…/om-que-por-la-gracia-divina-10518-…


ORACIÓN (Mantra) que seguramente traerá mucha prosperidad. Pruébenla orando (3 veces). (Duración: 00:40)
"¡OM! ¡QUE POR LA GRACIA DIVINA 
TODA PROSPERIDAD COLME A LA ARGENTINA!" ¡OM!


jueves, 17 de mayo de 2018

SEGUIR APRENDIENDO: Lic. Noemi Villacorta






En el libro "Autobiografía de un Yogui", su autor Paramahansa Yogananda, nos ilustra y nos da claro ejemplo de la práctica del desapego.
"... Con diez hectáreas de terreno fértil (en la escuela de Ranchi), estudiantes, maestros y yo gozábamos de períodos para realizar tareas al aire libre. Teniamos muchos animales domésticos, entre ellos un pequeño cervatillo, que era adorado por los niños. Yo también lo amaba, tanto que le permitía dormir en mi habitación. Al amanecer se acercaba a mi cama para recibir la caricia de la mañana.
Un día alimenté al venadito más temprano que de costumbre, porque tenía que ir al pueblo, para atender algunos asuntos. Aunque advertí a los muchachos que no lo alimentasen, hasta que yo regresara, uno de ellos desobedeció y le dio gran cantidad de leche; cuando regresé, malas nuevas me esperaban. El venadito estaba casi muerto, por la excesiva alimentación recibida.
Con lágrimas en los ojos, oré implorando a Dios que le conservará la vida. Horas después, el venado abrió los ojos, se levantó y caminó tambaleándose. Todos los niños de la escuela gritaron de alegría.
Pero esa noche aprendí una gran lección, una que no podré olvidar. Me dormí y el venadito se me apareció en el sueño y me dijo: - Ud. me está reteniendo. Por favor, deje que me marche, déjeme partir!
- Esta bien- contesté en el sueño.
Desperté y grite: - Muchachos, el venadito está muriendo!
Fuimos donde estaba. Éste hizo su último esfuerzo por levantarse, tambaleó y cayó muerto a mis pies.
De acuerdo con el karma grupal de los animales, el plazo de vida del venado había fenecido y estaba listo para progresar a una forma más elevada. Pero debido a mi apego por él, el cual posteriormente comprendí que era egoísta ; por mis plegarias, yo había conseguido retenerlo en los límites de su forma  animal,de la cual el alma se esforzaba por liberarse. El alma del venadito hizo su súplica en el sueño, porque sin mi amante consentimiento no podía partir. Se lo di, se fue.
Toda tristeza desapareció; comprendí que Dios desea que sus hijos lo amén todo como parte de su propio Ser, y que no sientan engañosamente que la muerte contribuye el fin. El ignorante sólo ve el muro de la muerte, que parece ocultar para siempre a los amigos queridos. Pero el que no tiene apegos, aquel que ama a los demás como expresiones del Señor, comprende que, al morir, sus seres queridos únicamente han retornado al más allá para disfrutar un respiro de alegría en Él. "

SEGUIR APRENDIENDO: Counselor Veronica Pomerane






De acuerdo con la psicología occidental, el objeto es la fuente de toda sensación, y el sujeto lo interpreta de acuerdo a su formación mental.
La mente pertenece a la materia, pero está compuesta por una sustancia extremadamente sutil. Sus formas parten de la naturaleza, prakriti, pero capta la luz que refleja la conciencia pura del Ser Universal, el Purusha.
Además, la mente tiene la facultad de asumir totalmente la forma del objeto. De acuerdo con el sistema Sankhya, no es el objeto el que hace una incursión sobre la mente e imprime sobre ella su propia forma, es la mente la que sale a buscar el objeto y luego crea ella misma su forma.
Cómo podremos conocer la verdad, si proyectamos sobre ella nuestros propios prejuicios, pasiones y preferencias?
El sistema de Yoga nos exige en el comienzo que purifiquemos las fuerzas del prakriti en el cuerpo físico y también las del cuerpo sutil, la mente.
Como próximo paso nos recomienda que eliminemos las fuerzas del tamas y el dominio de rayas. Finalmente cuando se alcanza la pureza sattva, toda la agitación desaparece. El equilibrio se restablece.
Sólo entonces uno realiza en toda su dimensión a la pura conciencia, libre de toda ideación mental y de todo concepto.
Dios está en nosotros, pero nosotros no estamos en Dios. Es por eso que hay tanto sufrimiento. No sabemos que Dios está en nosotros, y el propósito de la meditación es que nos provea una prueba directa.
De acuerdo con el Mundakopanishad, el conocimiento es de dos categorías. Uno es el conocimiento secular, y puede aportarnos en el mejor de los casos, una comprensión intelectual. El otro es el conocimiento sagrado, gracias al cual uno realiza la verdad, el Atman o Brahman.
Si deseamos adquirir este conocimiento superior es esencial que nos sometamos a una disciplina apropiada.
La meditación es el único medio a nuestra disposición que nos conducirá hacia nuestra meta.
Desde el punto de vista hindú, la esencia de la meditación consiste en transferir el centro de nuestra conciencia desde un plano inferior a otro superior.
La tarea principal a la que el aspirante debe dedicarse consiste en establecer la más completa armonía entre el cuerpo y la mente.
La vida mística nos plantea un drama. Una aspiración profunda nos lleva hacia la vida espiritual, pero nuestro cuerpo se niega a colaborar. Nos dividimos entre dos tendencias opuestas. Por un lado sentimos la necesidad de acercarnos a la verdad. Por el otro, también sentimos todas las fuerzas que van en su contra debido a inumerables causas. Nos encontramos atrapados en un remolino peligroso y no sabemos como escapar de él. Nuestro cuerpo y nuestra mente están en conflicto entre sí.

Es esencial que disminuyamos el conflicto y aliviemos las heridas. En el comienzo mismo la meditación demanda disciplina y purificación.