martes, 11 de abril de 2017

SEGUIR APRENDIENDO: Osteópata DO. Graciela Mabel Vitangeli






“Seguir Aprendiendo para Vivir Mejor” 3

El escuchar: Enseñanzas de Krishnamurti en “El Libro de la Vida”

- ¿Alguna vez se ha sentado usted muy silenciosamente, no con atención fijada en algo,

no haciendo un esfuerzo para concentrarse, sino con la mente muy quieta, realmente

silenciosa? Entonces escucha todo, ¿no es así?

Si puede escuchar de este modo, con facilidad, sin esforzarse, hallará que dentro de

usted se produce un cambio extraordinario, un cambio que adviene sin que ponga

voluntad en ello, sin que lo pida; en ese cambio hay gran belleza y profundidad de

discernimiento.

- Escuchar es importante sólo cuando no estamos proyectando nuestros propios

deseos, temores, ambiciones, ansiedades, lo que será satisfactorio o lo que nos dará

consuelo, por medio de lo que escuchamos.

Si escucha a través de la pantalla de sus deseos, entonces escucha su propia voz.

- Para comunicarnos más allá del ruido de las palabras, en el escuchar tiene que haber

una pasividad alerta. Los que aman pueden escuchar.

Casi todos vamos tras resultados, queremos alcanzar metas; estamos siempre

venciendo y conquistando, en consecuencia, no escuchamos.

- Escuchar algo requiere que su mente esté quieta; no con la quietud mística, sino

simplemente quietud (escuchar sin pensamiento).

- Si usted escuchara…en el sentido de estar alerta a sus conflictos y contradicciones, sin

esforzarlos dentro de ningún patrón particular de pensamiento, tal vez estos

conflictos, estas contradicciones podrían cesar por completo.

- Encontrará que cuanto más lo escucha todo, mayor es el silencio, y ese silencio no es

roto, entonces, por el ruido. Sólo cuando ofrece resistencia a algo, cuando coloca una

barrera entre usted mismo y aquello que no desea escuchar, sólo entonces existe una

lucha.

- Debe escucharse a sí mismo cuando otro le habla, gracias a ese escuchar hay claridad,

hay sensibilidad; ese escuchar hace que la mente se sane, se fortalezca. Sin obedecer

ni resistir, se torna despierta, intensa. Únicamente un ser humano así puede dar

origen a una nueva generación, a un mundo nuevo.