jueves, 30 de marzo de 2017

SEGUIR APRENDIENDO: Sra. Noemi Lavagno (24/3/17)



Participación 24.03.2017



"Este mundo es como la cola enroscada del perro, la gente ha pugnado por enderezarla durante centenares de años, pero, en cuanto la sueltan, se enrosca de nuevo ¿Cómo podría ser de otro modo?" dijo Swami Vivekananda; nosotros también, durante toda la vida quisimos "enderezar la cola del perro" y lógicamente no lo logramos; hemos sufrido mucho porque no sabíamos que era imposible enderezarla.
Si encontramos un alma grande y generosa, que por el mero hecho de amar a todos y desear el bien de cada uno, gradualmente nos hará comprender que nunca vamos a "enderezar la cola del perro" pero que si seguirnos en nuestro intento con sinceridad y de la mejor manera posible, los que vamos a quedar rectos somos nosotros, porque sólo el que sabe que "el mundo va a continuar con sus dualidades", puede actuar correctamente.
Dijo el Rdo. Swami Pareshananda: Este mundo es como un gimnasio, una escuela; las situaciones de nuestra vida son como los instrumentos del gimnasio. Así, el placer y el dolor no son malos ni buenos; ellos son instrumentos para aumentar nuestra salud espiritual, nos pueden ayudar a profundizar nuestro amor por Dios, la Realidad Última.