miércoles, 12 de octubre de 2016

LILAPRASANGA por SWAMI SARADANANDA, Traducido por Swami Vijoyananda (Cap. V)




El advenimiento:
Faltaba cerca de una hora y media para terminar la noche y en ese momento Chandra (la madre de Sri Ramakrishna) sintió los dolores del parto. Con la ayuda de la señora Dhani fue hasta la piecita y se acostó; y enseguida dio a luz un varoncito. La señora Dhani, después de asistir a Chandra como es debido, se acercó para ayudar al recién nacido, entonces vio que el niño había desaparecido del lugar donde ella lo había dejado. Asustada, la señora Dhani levantó una pequeña lámpara y lo buscó; vio que el niño, resbalándose, había entrado en la boca de la hornalla de la cocina y estaba todo cubierto de cenizas, pero no lloraba aun. Entonces, con sumo cariño, la señora Dhani lo levantó y limpiándolo, vio a la luz de la lámpara que era un niño extraordinariamente grande; parecía ser de seis meses. En ese momento, al conocer la noticia, comenzaron a llegar algunas de las amigas de Chandra, entre ellas, la señora Prasanna, de la casa vecina de los señores Laha. La señora Dhani les dio la buena nueva, y en ese momento tan auspicioso de la madrugada, desde la modesta casa de Kshudiram, el sonido de la caracola anunció el advenimiento del Gran Ser. 

1