miércoles, 12 de octubre de 2016

LILAPRASANGA: SWAMI SARADANANDA, traducido por Swami Vijoyananda (Parte II)





Los consejos de Thakur acerca de la visión de Dios:
Cuando alguno de sus devotos, con mucha solicitud, le pedía a Thakur* que le otorgara la visión para comprobar cierto atributo característico de Dios, muy frecuentemente respondía:
No es nada bueno tener esa clase de visión. Si ves sus atributos tendrás miedo y entonces no tendrás más la íntima relación de “Tú y yo”, y no podrás servirlo personalmente dándole comida y vestido.
En aquellos tiempos, cuántas veces, tristemente, pensábamos que como Él no quería darnos aquellas visiones, nos daba esas explicaciones para que nos tranquilizáramos. Si todavía algún devoto con fe y coraje le decía: “Por tu gracia lo imposible se vuelve posible; te ruego que me des la visión”, Thakur, con suavidad y dulzura, respondía:
Tú crees que yo puedo hacer algo; sólo ocurre aquello que quiere la Madre.
Si a pesar de esto, el devoto no quería tranquilizarse y le decía: “Si tú quieres, la Madre querrá también”; Thakur respondía:
Aunque yo quiera que todos ustedes tengan esas visiones, ¿ves que no sucede tal cosa?
Si todavía el devoto seguía insistiendo, Thakur no le decía nada, sólo lo miraba con mucha dulzura y, sonriendo, se quedaba en silencio haciéndole sentir su inmenso cariño. O bien le decía:
Qué te voy a decir, hijo mío, que se cumpla la voluntad de la Madre.
Aun ante esa clase de insistencias, Thakur no destruía su firme fe equivocada que provenía de su inclinación natural. Hemos visto muchas veces esa actitud de Thakur y le hemos oído decir muy a menudo:
No deben destruir la inclinación natural de nadie; jamás deben hacerlo, hijos míos. 

*1 Thakur: Dios, Señor, Maestro, Profesor. Forma respetuosa en la que los discípulos de Sri Ramakrishna se dirigían a Él. Nombre con que comúnmente los devotos llaman a Sri Ramakrishna.