miércoles, 2 de diciembre de 2015

Sra. Noemi Lavagno: Mi Maestro, Swami Brahmananda




 

Mi Maestro,  Swami Brahmananda

Sri Ramakrishna pidió a Rakhal que masajeara suavemente sus pies. Rakhal provenía de una familia muy rica, y pensó que ello era labor de sirvientes y respondió: “Señor, eso no lo puedo hacer”. Entonces Sri Ramakrishna dijo: “¿Porqué no tocas mis pies con tus manos?”. Entonces Rakhal tocó sus pies y vio a la Divina Madre en la forma de una pequeña niña dando vueltas a su alrededor.
El vivió con Sri Ramakrishna como un padre con su hijo. Si alguna vez van a Dakshineswar donde vivía Sri Ramakrishna, encontrarán allí dos camas; en la cama alta dormía Sri Ramakrishna y en la baja dormía Rakhal.
Un vez Sri Ramakrishna le dijo a Rakhal: “Prepara una hoja de betel para mi”. “Oh, no se como prepararlo”. Entonces Latú dijo: “¿Por qué no sigues las palabras del gurú?”. Rakhal replicó: “¿Porqué no lo haces tú?”Así discutieron. Entonces Sri Ramakrishna preguntó a su sobrino Ramlal: “¿Quién es el mejor devoto de los dos?” Ramlal contestó: “Por supuesto que es Rakhal”. Entonces dijo Latú: “Rakhal es un devoto más grande que no obedece las ordenes de su gurú”. Entonces Sri Ramakrishna le explicó: “Él no se enojó frente a su gurú, pero tu si”. Desde ese día en más Latú Maharaj nunca se enojó frente a nadie; tenía tal control sobre sí mismo.

Swami Prabhavananda (1893-1976)

FRagmento del artículo publicado originalmente en inglés en Pabuddha Bharata. Agradecemos al Lic. José Astigueta por la traducción al español.