miércoles, 10 de octubre de 2018

Artículo por Swami Purnabodhananda (Cumpleaños de SWAMI AKHANDANANDAJI Maharaj






El 9 de octubre celebraremos el cumpleaños (tithi puja) de Swami Akhandanandaji Maharaj. 


En Swami Akhandanandaji encontramos este rasgo de humildad y ausencia de ego. Nos referiremos a dos incidentes de su vida que, no sólo son conmovedores, sino al mismo tiempo muy cómicos.

Cuando Swami Vireswarananda era el Presidente del Advaita Ashrama, Swami Akhandananda, un discípulo directo de Sri  Thakur, una vez llegó a un Centro del Advaita Ashrama, en Calcuta. Swami Akhandananda tenía una mente simple como la de un niño, incluso en la vejez,  con un profundo respeto y amor por Swamiji y una relación muy dulce con Swami Vireswarananda, el décimo Presidente y gurú de nuestro querido Padre Swamiji. En años posteriores, Swami Vireswarananda solía narrar amorosamente el siguiente incidente: “Una vez, cuando estaba en el Advaita Ashrama, Gangadhar Maharaj (Swami Akhandananda) fue invitado durante algún tiempo a la residencia de una familia adinerada en Calcuta que era discípula de Swami Saradananda. Un día, un devoto que se quedó uno o dos días en el Advaita Ashrama, alimentó a los miembros monásticos con Rasagollas y agua de coco verde durante la comida del mediodía. Cuando terminamos nuestras comidas, un monje llegó del Udbodhan. ¡Él también compartió una parte de los dulces y cocos! Más tarde, se encontró con Gangadhar Maharaj y le dijo: "Maharaj, hoy hubo una fiesta suntuosa en el Advaita Ashrama. ¡Había un montón de rasagollas, y qué decir de agua de cocos verdes! ". Luego agregó:" ¡Maharaj, usted está aquí en Calcuta y hubo un gran banquete en el Advaita Ashrama, pero no lo invitaron! "

Al escuchar esto, el Swamiji dijo como un niño dolido, "¡Qué extraño! Estoy aquí y Prabhu no me invitó? (Prabhu era el nombre premonástico de Swami Vireswaranandaji) ¡Espera, que venga! El monje volvió y me dijo: "He presentado una queja seria con Gangadhar Maharaj contra usted. ¡Se encuentra con él esta vez y mira la diversión! "Unos días después, fui a visitar a Gangadhar Maharaj. Le hice una reverencia y me senté a sus pies. Los nietos de la casa y unos pocos monjes, entre los cuales había uno que se había denunciado en mi contra, estaban sentados allí, esperando ansiosamente a ver qué ocurriría. Gangadhar Maharaj se sentó muy grave, sin pronunciar una palabra. Yo también guardé silencio.
Al cabo de un rato, apuntándome con su dedo índice, dijo:" Tengo algo que decir en tu contra ".
"Yo también tengo algo que decir en su contra", le contesté.
“¿Qué tienes que decir contra mí?” Preguntó Swami Akhandananda.
"Por favor, diga primero lo que tiene usted que decir. Después de escuchar su queja, hablaré sobre lo que tengo que decir ”, sugerí.
"Entonces nombra a un juez", dijo Swami Akhandananda como un niño.
"Usted será el mejor juez", dije: "¿Cómo puedo ser juez cuando he presentado una acusación en tu contra?", Exclamó Swami Akhandananda.
"Tengo fe en usted y en ningún otro aquí presente", le contesté. "Bien, que así sea", Swami Akhandananda concedió mi pedido.
"Luego mencionó su acusación: 'Tuviste un gran banquete allí y yo estaba tan cerca. Sin embargo, no me invitaste!

"No fue realmente una gran fiesta, Maharaj", dije. Entonces le expliqué todo el asunto. Finalmente, agregué: "Este monje aquí presente ha reportado innecesariamente a usted en mi contra, y usted también ha expresado su queja sin verificar de mí lo que realmente había sucedido. Swamiji (Swami Vivekananda)había dictado esta regla: “Si alguien tiene la culpa, llámalo y habla con él; no le digas nada a nadie más". Pero, Maharaj, usted ha actuado de manera diferente".
"Tan pronto como me referí a Swamiji, Swami Akhandananda aceptó su derrota: "Tienes razón. Fue mi error ". Al decir esto, señaló al monje que había presentado la queja y dijo: "Este es el tipo que causó tanto alboroto", todos se echaron a reír.

“Se deben destacar dos tópicos en este episodio: primero, la profundidad de la reverencia y devoción de Swami Akhandananda por Swamiji; y en segundo lugar, la manifestación de un rasgo de un gran alma, es decir, admitir su error abiertamente a un hermano menor como Swami Vireswarananda. Ninguno de nosotros se habría comportado así. Entonces Swami Vireswarananda dijo: “Maharaj, he ganado el caso. Ahora tendré que reclamar daños y perjuicios de usted". "De acuerdo, dime qué quieres como daños", dijo. “Tiene que hacer una visita al Advaita Ashrama. Tendrá que almorzar allí y volver antes de la tarde después de descansar y tomar el té". "Está bien, iré". Maharaj estuvo de acuerdo. “Así, un día vino al Advaita Ashrama por la mañana y se quedó allí todo el día. Pero justo después de su almuerzo, dijo: "Ahora me iré". Era verano. En esos días los taxis no estaban tan fácilmente disponibles como lo están ahora. Tendría que negociar una larga distancia en un carro de caballos. Al darme cuenta de que sería cansador para él salir bajo el sol abrasador, dije: "El acuerdo fue, Maharaj, que regresará por la tarde después de tomar el té aquí. No puede irse ahora". No, no. "Debo irme ahora mismo", insistió. Para detenerlo, me sentí obligado a decir: 'Maharaj, quédese. Si lo hace, le ofreceré una nueva bebida que nunca antes ha tomado". "¿Qué nueva bebida me puedes ofrecer, muchacho? He sido huésped de tantos reyes y personas adineradas. He viajado por tantas tierras, he comido tanta variedad de comida. ¿Qué cosa nueva me puedes dar para comer o beber?" Le dije: 'Sea lo que sea que diga, lo que le voy a ofrecer seguramente no ha sido probado por usted antes.' Bueno, déjame ver qué vas a hacer para darme. Me estoy retrasando, respondió.

"Me sentí muy aliviado al pensar que, en cualquier caso, al menos, podría evitar que saliera al sol.
"Tan pronto como dieron las cuatro, Maharaj me llamó: '¿Dónde está lo nuevo que prometiste? Tráelo rápido. Después de que se fue a descansar, preparé un poco de café y lo guardé en hielo para que se enfriara. En aquellos días, no había cafeterías ni refrigeradores en Calcuta. Le ofrecí un vaso de café frío. Lo bebió y quedó muy contento. Dijo: "En realidad, nunca antes había probado algo así".

Swami Niramayananda (1911-1984) una vez escuchó a Swami Akhandananda bendiciendo a alguien con el conocimiento de Brahman. Al presenciar este incidente, Bibhuti (Swami Niramayananda) sintió tristeza en el corazón porque Akhanadanandaji nunca lo había bendecido de esa manera. Solía servir a Gangadhar Maharaj (Swami Akhandanandaji). Se convenció a sí mismo de que no tenía mucho potencial espiritual y no merecía la bendición de su gurú. Con el paso del tiempo, su tristeza se profundizó. Entonces, un día, Swami Akhandananda le dijo a Bibhuti: “Tengo que ir al baño. Traé un recipiente de agua para que pueda enjuagar mis pies después de haber usado el baño”. El baño era un edificio separado, lejos de los pabellones residenciales del ashrama. Estaba en una zona aislada rodeada de árboles. Bibhuti hizo lo que le pidieron. Caminó detrás de su gurú con un pote de agua. Swami Akhandananda se acercó al baño, pero no entró. Se dio la vuelta y le dijo a Bibhuti: “Bibhuti, los que rezan por algo, lo consiguen; los que no piden nada obtienen mucho más.” Diciendo esto el Swami Akhandananda entró en la habitación. Bibhuti comprendió que su gurú había llegado a conocer la causa de su tristeza, aunque no se lo había expresado. También entendió que había egoísmo incluso al pedir bendiciones en la vida espiritual. Aquellos que son totalmente desinteresados, aquellos que no piden nada, solo ellos obtienen las recompensas más altas en la vida espiritual.

Después de que Swami Shivanandaji falleciera, se suponía que debía iniciarse al siguiente Presidente de la Orden, Swami Akhandanandaji. Pero su humildad creó una gran renuencia en él para desempeñar el papel de un guru. Pasaron varios días, pero nadie pudo convencerlo, de ahí que su asistente, un joven Swami (Swami Shivaswarupananda) a quien el Swamiji tenía especial cariño, le encomendó la tarea de persuadirlo. Fue a Swami Akhandanandaji y, después de saludarlo, dijo: “Muchos devotos están ansiosos por tener una iniciación espiritual. ¿Sería usted lo suficientemente amable para bendecirlos con la iniciación? ”Swami Akhandananda respondió:“ Un discípulo de Swami Shivananda le dio un bonito dhoti de seda y un chadar de seda. Si me pongo ropa similar, entonces consideraré dar iniciación espiritual a los devotos. Swami Shivaswarupananda dio esta información a los Swamis mayores. Después de un tiempo, la ropa de seda fue adquirida y entregada a Swami Akhandanandaji. Pero el Swamji no dio el menor indicio de que iba a iniciar a nadie. Una vez más, se le pidió a Swami Shivaswarupananda que se acercara a Swami Akhandanandaji. Esta vez, Maharaj dijo: “Swami Shivananda solía usar un par de zapatillas especiales. Las suelas estaban hechas de soga y la parte superior de terciopelo. Si obtengo un par de zapatillas similares, consideraré si debo o no dar iniciación espiritual ”. Ahora estas zapatillas solo estaban disponibles en Nepal. Le tomó varios meses para obtener un par. Esta vez el Swamiji accedió a dar iniciación espiritual. Esto muestra la simplicidad y la naturaleza infantil del Swamiji.

Swami Akhandananda aceptó dar iniciación espiritual. Pero preguntó: “¿A quién daré iniciación espiritual? ¿Dónde están los devotos? ¡Apenas me conocen!
Swami Shivaswarupananda respondió: “Muchos devotos rogaron a Swami Shivananda por la iniciación espiritual, pero él sufría de su última enfermedad y no pudo iniciarlos. Tenemos una lista de esos devotos; se sienten bendecidos si los inicia."
El swamiji entonces comenzó a dar iniciación. Pero él establecería las condiciones que debían cumplir los devotos antes de que aceptara iniciarlos. Por ejemplo, le pedía a las parejas casadas que prometieran permanecer como hermanos y hermanas después de la iniciación. A veces le pedía a los jóvenes solteros que prometieran llevar una vida de celibato completo después de su iniciación espiritual. Pero en condiciones tan estrictas, ¿los devotos acordaron tomar esos votos? Swami Shivaswrupananda respondió: “No sé de todos. Pero estoy seguro de que aquellos que sinceramente anhelaban la iniciación espiritual lo hicieron ".