martes, 18 de septiembre de 2018

Artículos: Sra. Noemi Lavagno





Qué significa la palabra reflexión: Pensamiento o consideración de algo, con atención y detenimiento, para estudiarlo o comprenderlo bien.

Leemos en: La Joya Suprema del Discernimiento
"Hay tres cosas que en verdad son excepcionales y que sólo se logran por la Gracia divina: el nacimiento humano, el anhelo de liberación y la cuidadosa protección de un sabio espiritual que ha alcanzado la liberación".

"La convicción de la verdad surge del razonamiento sobre los consejos saludables de un sabio perfecto, pero jamás por los baños en los ríos sagrados ni por las obras de caridad ni por centenares de pranayamas".

¿Por qué buscamos la compañía de un gran alma? Para escuchar de sus labios la verdad.
Swami Vivekananda dijo: comparo a la verdad como una sustancia corrosiva de poder infinito, dondequiera caiga, se habre camino quemando; si la sustancia es blanda, de inmediato; si es duro granito, poco a poco, pero ha de quemarlo.
Recordemos las palabras de Swami Vivekananda sobre el discipulado: "Para ser un buen discípulo, es necesario despojarse de nuestras vanidades, el sentimiento de que poseemos algún conocimiento espiritual y entregarnos completamente a la gracia de nuestro Gurú. Ël solamente sabe lo que nos llevará a la perfección. Nosotros somos demasiado ciegos para saberlo, en realidad no sabemos  nada. Esta clase de humildad abrirá las puertas de nuestro corazón a las verdades espirituales. La verdad nunca vendrá a nuestra mente mientras permanezca allí la más leve sombra de ahamkara, egoísmo. Todos nosotros deberíamos tratar de arrancar de raíz ese demonio de nuestros corazones. Una total entrega es el único camino para el logro de la iluminación".
Volviendo a la palabra saludable: "La convicción de la verdad surge del razonamiento sobre los consejos saludables de un sabio perfecto..."
Swami Brahmeshananda, quien fuera médico en un hospital en Benarés dijo: 
Religión y medicina no pueden ser considerados como separados. De acuerdo con este punto de vista, religión es la mejor medicina y la ciencia médica es la mejor religión puesta en práctica.

El ciclo de repetidos nacimientos y muertes se lo llama en el lenguaje religioso "bhava roga": aflicción o enfermedad, y Dios es llamado "vaidya-naraiana-harih": médico. El Señor Buddha lo llamó "Bhisaka": médico por excelencia.

Tulcidás, el autor del Ramaiana dice:
La ilusión está en la raíz de todos los males del alma
y de esto surgen muchos sufrimientos y dolores.
La flatulencia de la lujuria, la flema de la insaciable codicia
y la bilis de la pasión inflaman constantemente el interior del hombre.

Las enfermedades causadas por los vehementes deseos
de los sentidos son: la lepra del egoísmo, la sarna de la envidia,
el desordenado palpitar de dicha y pesar,
los celos y la codicia que arde a la vista
de la prosperidad del otro, la artritis del egoísmo
y la ciática de la hipocresía, la vanidad, el orgullo y otros.

Bajo la influencia transformadora de un verdadero Maestro, nos volveremos conscientes de nuestro ego y de los interminables pesares a los que nos somete y así nos dispondremos a aceptar el tratamiento que sea necesario para curarnos de esa terrible enfermedad llamada egoísmo.
El Swami Bhayananada dijo: "Benditos son aquellos  que logran ponerse bajo la guía de un alma iluminada que quita su egoísmo por medio de la cirugía espiritual"
Pensar en nuestro Preceptor, como un médico compasivo, y en nosotros como pacientes que padecemos una grave enfermedad, nos ayudará a no perder de vista la meta de esta relación y nos hará cada vez más agradecidos y confiados.