sábado, 11 de agosto de 2018

SEGUIR APRENDIENDO: Profesora Marta Silva





            Seguir aprendiendo para vivir mejor

                                 MONJES

Los Principios de la Filosofía Vedanta, adaptados a la época actual, nos llegaron manifestados en la persona de la Encarnación Divina Sri Ramakrishna y su Orden, constituyendo el Neo Vedanta. Sus descendientes los siguen difundiendo a través del mundo. Recordamos así a sus discípulos directos, la mayoría grandes eruditos, y todos de profunda y natural humildad que nos regalaron el tesoro de su sabiduría.
De ellos, cinco eran Ishvarakotis, los siempre libres que han realizado a Dios en sus anteriores vidas.
Sw.  Vivekananda, Su Mensajero: La Sta. Madre lo llamaba “Mi todo” y lo bendijo cuando vino a Occidente: “Regresa sano y salvo después de conquistar al mundo. Que la Diosa de la Sabiduría se exprese por tus labios”.
Sw. Brahmananda: La Madre Divina lo presentó a Thakur como Su hijo espiritual. La Sta. Madre lo denominaba “El Señor visible” o “Mi hijo especial”.
Sw. Premananda: “Puro hasta los huesos” decía Thakur. La Sta. Madre lo llamaba “Mi verdadera alma”.
Sw. Nirayanananda: él enseñó la Vedanta a la luz de la moderna Encarnación.
Sw. Yogananda: cuando él falleció Ella dijo:”Ahora ha caído un ladrillo de mi edificio, los otros lo seguirán”. Él la sirvió, amorosamente, hasta el fin de sus días.
Otros ascendieron a Ishvarakotis por la Gracia de Thakur.
Sw. Shivananda:  denominado Mahapurush Maharaj, Gran Ser,  por Sw. Vivekananda.
Sw. Turíananda: gran erudito de la Literatura Sagrada.
Sw. Saradananda: La Madre lo llamaba “Mi Vasuki”, la Cobra Sagrada de los mil capuchones. Así la protegía él “ocultándome de mil maneras”, expresaba Sarada Devi.
Sw. Ramakrishnananda: otro monje del Grupo de Jesucristo.
Quedan otros siete: Sw. Akhandananda, Sw. Advaitananda, Sw.Subodhananda, Sw. Trigunatitananda, Sw. Vigñanananda. Sw. Adbhutananda, Latú Maharaj, analfabeto, el gran milagro de Sri Ramakrishna y Sw. Abhedananda que había sido bendecido con la presencia de Jesucristo.

La Madre dijo: “Todos ellos son almas grandes. Sus cuerpos son canales de hacer el bien al mundo. Cuiden que estén cómodos y no les falte nada”. Esas palabras nos llevan a pensar que estos monjes fueron maestros de discípulos, a su vez maestros,  y en un sucesivo encadenamiento, del mismo linaje, actualmente están en el Ashrama de Bs. As. Rca. Argentina, dos de ellos. Consideramos que el mensaje de la Madre es también para nosotros con respecto a estos dos monjes.  Eso significa estar a su servicio personal en todo momento y clarificar nuestro trato con ellos, respondiendo a tanta grandeza con respeto, obediencia, delicadeza y humildad, y con profunda atención a sus enseñanzas. Y así expresar nuestra gratitud por tanto, tanto amor con que nos dedican su vida. Porque esos dos renunciantes, que se consagran  a guiarnos por el difícil sendero espiritual, son héroes ocupados en el trabajo más alto del mundo, del que Swamiyi dice:”Aquél que da conocimiento espiritual es el más grande benefactor de la humanidad”.