martes, 12 de diciembre de 2017

SEGUIR APRENDIENDO: Mg. María Laura Caballero






SEGUIR APRENDIENDO: Mg. María Laura Caballero

Acerca de la “ley del karma”, Swami Vivekananda desarrolla paso por paso en el “Karma Yoga” el significado tanto de la palabra karma (en sus tres acepciones: acción, efecto de las acciones y causa) así como el de ley. Swamiji declara que la ley del karma es “universal”, entendiendo a nuestro universo como la porción de existencia que está sujeta al espacio, tiempo y causa. Dice Vivekananda: “Este universo es sólo una parte de la existencia infinita, puesta en un molde particular, compuesto de tiempo, espacio y causa (…) se deduce necesariamente que la ley es sólo posible dentro de de este universo condicionado. (…) Cuando hablamos del universo sólo nos referimos a aquella porción de existencia que está limitada por nuestra mente, el universo de los sentidos, el que podemos ver, sentir, tocar, oír, pensar e imaginar (…) la causación no se extiende mas allá del mundo de nuestras mentes.” Es decir, que cuando “el ser” asume un nombre y forma, queda bajo el poder de esta ley, “porque toda ley tiene su esencia en la causación.” Por lo tanto, lo que se conoce como libre albedrío es una idea contradictoria, ya que todo lo que está dentro de nuestro universo está moldeado por las condiciones de tiempo, espacio y causación como se dijo. “Y todo lo que obedece a la ley de causación no puede ser libre. Obran sobre el otros agentes y se transforma a su vez en causa.” Nuevamente Swami Vivekananda nos lleva con estas reflexiones a comprender las limitaciones de nuestra existencia humana, y a ser más conscientes de nuestra participación en el juego divino, a través del sendero de la acción o Karma Yoga.

Mg. María Laura Caballero