jueves, 31 de agosto de 2017

SEGUIR APRENDIENDO: Dr. Alejandro Cabrera, 27/8/17





Seguir aprendiendo para vivir mejor 27-8-17
Dr. Alejandro Cabrera 
 Quien soy yo?
 Esta es una pregunta muy importante que encontramos en la filosofía Vedanta.
Habitualmente respondemos desde nuestra identificación con el cuerpo y mente, nombre, forma, profesión. Decimos y pensamos soy fulano ó mengano, soy hombre, soy mujer, soy gordo, flaco, estudiante, abogado, medico, ingeniero.
Por eso en la filosofía Vedanta, hay textos que nos ayudan a comprender, que no somos sólo todo eso, dando respuesta a esa pregunta trascendental.
Dice el Bendito Señor Sri Krishna en el Bhagavad Guita, uno de los textos mas importantes del Vedanta, en capítulo XV:  El Yoga de la Suprema Persona:
“Las entidades vivientes de este mundo condicionado, son Mis partes fragmentarias eternas, debido a la vida condicionada están luchando afanosamente con los  seis sentidos, entre los cuales se haya incluída la mente.”
“Yo me encuentro en el  corazón de todos, y de Mi proceden , el recuerdo, el conocimiento  y el olvido, Es a Mi  a quien hay que conocer a traves de todos los Vedas, en verdad yo soy el compilador del Vedanta y el conocedor de los Vedas.”
En  el  evangelio de Sri Ramakrishna tomo II leemos en un canto que escucha el Maestro:
“Eres Tú, Señor, quien baila y Tú quien canta la canción; Eres Tú quien golpeas Tus manos en tiempo al ritmo de la música; Pero el hombre, que es un mero espectador, tontamente cree que es él. Aunque sólo un títere, el hombre se vuelve un dios si se mueve  contigo; Tú eres el Movedor de la máquina, el Conductor del carro; Pero el hombre está abrumado de pesar soñando que es libre. Tú eres la raíz de todas las cosas, Tú eres el Alma de nuestras almas; Tú eres el Dueño de nuestros corazones; a través de Tu gracia infinita Tú transformas hasta al más ruin pecador en el más poderoso santo. 
El Maestro dijo: “Sólo Dios es el Amo y a su vez es el Servidor. Esta actitud indica el Conocimiento Perfecto. Al principio uno discierne, ‘Ni esto no, ni esto’, y siente que sólo Dios es real y todo lo demás ilusorio. Después, la misma persona se da cuenta que es Dios Mismo quien se ha vuelto todo esto, el universo,  maya,  y los seres vivientes.”