domingo, 9 de abril de 2017

SEGUIR APRENDIENDO: Lic. Sandra Irene Carmona







Tema: Realidad Suprema
Enfoque:  Vedanta y Zen
Hoy comenzaré con la definición de una palabra: Advaita que significa:
" no dos"; es clave en la tradición espiritual védica , porque indica un hecho importante sobre la naturaleza de la conciencia, el Sí mismo.La filosofía Vedanta sostiene q la realidad es Advaita, esto significa que la distinción sujeto- objeto ( de los individuos no iluminados) que consideran que es la realidad; no existe realmente, aunque lo parezca.
Esta diferenciación entre S-O es la responsable de gran parte del sufrimiento existencial que caracteriza la vida humana. Es el responsable de generar un estado de limitación e incompletud de los individuos  llevándolos a la búsqueda o la evitación de los objetos y perpetuando así el dolor.
El Vedanta sostiene que la dualidad no es más que una creencia producida por la ignorancia de  la naturaleza de la Realidad, no un hecho. La realidad es no dual.La relación entre el individuo y la Unidad o Ser es la misma que el océano y su ola.
Dijimos en el encuentro anterior que liberándonos de la atracción y repulsión , podíamos permanecer en nuestro centro, en eje, y que con esta visión nueva de realidad , está ya no sería aprehendida desde un punto de vista dualista.
La filosofía Zen habla de una  segunda Vía de acceso a esta Realidad Suprema diciendo:
"Si uno se aleja de ella el grosor de un cabello, es como un abismo profundo que separa el cielo de la tierra.Si deseas encontrarla, no estés a favor ni en contra de nada."
Si en lugar de librarnos de la atracción y repulsión, se reintroducen las polaridades
  " agradable - desagradable"- " me gusta- no me gusta" , un abismo profundo separará el cielo ( paz, serenidad, comprensión, certeza , amor incondicional ) y la tierra ( contradicción, miedo, deseo, frustración).
Concluyendo:
La adhesión a la Realidad tal como es, compuesta de lo que nos gusta y de lo que no nos gusta, debe ser una adhesión al cien por cien.
Ya que una adhesión del noventa y nueve porciento dejará el grosor de un cabello " entre la verdad y nosotros".Y un abismo profundo separa el cielo que aspiramos y la tierra con su cortejo de sufrimientos y su partida de inseguridad.
Si deseas encontrarla, no estés a favor ni en contra de nada.
El sabio si está enfermo , se cuida, sin duda, pero a partir de esa neutralidad, esa ecuanimidad, que nos resulta tan incomprensible en un mundo en donde todo consiste en tomar partido e incluso tomarlo emocionalmente.
Lic Sandra Irene Carmona