jueves, 23 de marzo de 2017

SEGUIR APRENDIENDO: Contadora LORELEY SMITH




Es necesario resaltar en forma muy breve,  a que nos referimos con la palabra MEDITACIÓN. 
La meditación es un impulso interior, que centra toda nuestra atención en el ideal elegido.
Para graficar el Proceso de Meditación,  tomamos como ejemplo este verso del Segundo Mundaka del Mundaka Upanihad.

"Om es el arco, la flecha es el ser individual y Brahman es el blanco. Apúntalo con un corazón tranquilo. Piérdete en él, como la flecha se pierde en el blanco"
Este verso da una buena imagen de la meditación al compararlo con una flecha lanzada de un arco contra un objetivo. Om es el arco; El yo individual es la flecha; La trayectoria de la flecha hasta llegar al blanco representa a la meditación.
Brahmán es el blanco a ser golpeado. Debe ser golpeado con gran vigilancia. Entonces, uno se fusionará en brahmán, así como la flecha entra en el objetivo.
 En este proceso hay dos factores presentes:
1. La fuerza con la que se lanza la flecha;
2. La dirección en la que esa flecha es lanzada.
Para alcanzar el objetivo, es necesario cumplir perfectamente estas condiciones, antes de que la flecha abandone el arco. Si la fuerza con la que es lanzada no es suficiente y su dirección no es correcta, no alcanzará el objetivo y ni se quedará clavada en él.
Lo mismo sucede con la meditación. Quién quiere meditar, debe tener delante de ti su ideal, como si fuera un objetivo a alcanzar; y debe dirigir toda tu atención, estando alerta, para lograr llegar a ese objetivo.
El yo individual se compara con la flecha que golpea al objetivo, la flecha no se mueve hacia un objeto externo sino que se vuelve dentro. Se extingue interiormente a través de la trascendencia de su propia existencia personal.
El individuo, por lo tanto, no se mueve hacia Brahman y luego se identifica con él.

Cdora. Loreley Smith

"Que el camino venga a tu encuentro. Que el viento sople siempre a tu espalda.Que el sol te de siempre en la cara. Que la lluvia caiga lentamente en tu campo.Y hasta que volvamos a vernos... Que Dios te tenga en la palma de su mano."
Antigua bendición Irlandesa