miércoles, 1 de junio de 2016

Sra. Marta Silva: Adaptación de la historia de Krishna y Sudama





 
" El amor por los pies de loto de Dios hace que lo imposible se vuelva posible. Dios baila al son de la melodía de tales devotos que poseen ese tesoro de amor en su corazón",
Swami Srikantananda.

El Srimad Bhagavata Purana cuenta la historia de Sudama, un brahmín muy pobre y su esposa Kalyani. Vivían en una humilde choza sufriendo necesidades. Sin embargo, nunca habían rezado por algo material. Sudama había sido amigo de Krishna porque ambos habían estudiado con el Maestro Sandipani Muni. Kalyani, dolorida por ver a su esposo en tan tristes condiciones, le dijo; "¿Por qué no vas a ver a Krishna tu amigo de la infancia? Él nada te negará, y aunque sea una visita bendecirá nuestra familia". Sudama, apenado por su esposa, aceptó y salió hacia Dwaraka llevando una ofrenda.

Cuando llegó, impresionado por ver tanta riqueza, pensó que no le permitirían llegar hasta el Rey. Sin embargo, los guardianes le abrieron paso hasta el trono del Señor. Cuando Krishna vio a Sudama, lo abrazó tiernamente, lo sentó en su trono y pidió a Rukmini que trajese agua y perfume. Así, mientras ella lo abanicaba, Él, arrodillado, lavaba los pies del pobre brahmín. ¡ El Señor de los Mundos lavando los pies de un mendigo! Sudama, muy avergonzado, no se sentía digno de tal trato, y no se atrevía a darle su humilde presente. Pero Krishna dijo: "Sudama, sé que has traído algo para mí". Y cuando abrió el pedazo de tela exclamó: "¡Oh Sudama! Has recordado que me encanta el arroz frito. Siempre me dabas tu arroz en los años con nuestro Maestro. ¡Gracias!" Y, muy emocionado se comió el arroz como si fuera el manjar más exquisito. Los dos hablaron mucho de su infancia, y Sudama partió sin pedirle nada, feliz de haber estado junto a Krishna tan amorosamente.
Pero, al regresar, su casa ya no era la vieja choza, sino una suntuosa mansión con su esposa vestida como una reina, rodeada de sirvientes.
Sudama y Kalyani vivieron felices el resto de sus vidas al servicio del Señor.

Sudama fue a ver a Krishna desnudo de su ego, sin ánimo egoísta, sólo por el bienestar de su esposa, Por esta razón no encontró ningún obstáculo entre Dios y él. Así sucede con todo el que se acerca a la Divinidad con corazón puro.

Imagen: hinduismglance.wordpres.com.Gracias.
Adaptación de la historia de Krishna y Sudama