lunes, 12 de agosto de 2013

LA UNIVERSALIDAD DE SWAMI VIVEKANANDA - Segunda Entrega

Swami Vivekananda

Swamiyí (Swami Vivekananda) encontró la verdadera solución a todos los problemas de la vida humana en la realización de la base que subyace en toda la aparente diversidad: "Si vas bajo la superficie, encontrarás esa Unidad entre hombre y hombre, entre razas y razas,alto y bajo, rico y pobre, dioses y hombres, hombres y animales. Si vas lo suficientemente hondo, todo será visto sólo como variaciones del Uno, y aquél que ha alcanzado este concepto de unidad no tiene más ilusiones. ¿Qué puede engañarlo? Conoce la realidad de todo, el secreto de todo. ¿Dónde más hay miseria para él? ¿Qué es lo que desea? Ha seguido el rastro de la la realidad de todo hasta el Señor, el Centro, la Unidad de todo, que es Eterna existencia, Eterno Conocimiento, Eterna Dicha" (C.W.: II. 153-154).


¿Cómo deben ejecutarse los deberes y responsabilidades? Con un esfuerzo consciente por despertar la actitud de ver a Dios en todo. Cuando se mantiene ese espíritu, cada labor realizada es adoración. Swamiyí dijo: "Miren a cada hombre, a cada mujer y a todo como Dios. No pueden ayudar  nadie; sólo pueden servir; sirvan a los hijos de Señor, sirvan al Señor mismo si tienen el privilegio. Si el Señor les concede que puedan ayudar a cualquiera de sus hijos, benditos son; no piensen tanto en ustedes. Benditos son de que ese privilegio les fuera dado, cuando otros no lo tienen. Háganlo sólo como una adoración" (C.W.: II. 246).

Así Swamiyí declaró los mensajes universales de Vedanta y de Sri Ramakrishna a los ciudadanos del mundo. Estos mensajes, a saber: la realidad de Dios, la naturaleza divina del alma, la unidad de toda la existencia, la armonía de las religiones y que el servicio al hombre es servicio a Dios, encontraron en Swamiyí una incomparable, compasiva y dinámica expansión.

El anciano rishi de los Vedas declaró en el primer verso del Isha Upanishad: "Todo esto, lo que se mueve en este universo móvil, debe ser cubierto por el Señor. Goza con ese espíritu de renunciación. No codicies la riqueza de nadie (pues no hay riqueza más que en el Ser)".

Y Swami vivekanada, el profeta de la neo-Vedanta explicó: "Debemos cubrir todo con el Señor mismo, no por una falsa clase de optimismo, no cerrando nuestros ojos al mal, sino realmente viendo a Dios en todo. De este modo debemos renunciar al mundo, y cuando el mundo es desechado, ¿qué queda? Dios. ¿Qué quiere decir esto? Puedes tener esposa, no significa que debas abandonarla, pero debes ver a Dios en la esposa" (C.W.: II. 146)

Esto Swamiyí lo vio en la vida de su bienamado maestro Sri Ramakrishna, quien no sólo respetaba a su esposa, Sri Sarada Devi, como la manifestación de la Divina Madre, sino que literalmente la adoró. Swamiyí dijo además: "Renuncien a sus hijos; ¿qué significa eso? ¿Tirarlos afuera, como hacen algunas bestias humanas en todos los países? Por cierto que no. Eso es Satanismo, no es religión. Significa ver a Dios en los hijos. Asimismo en todo. En la vida y en la muerte, en la felicidad y en la miseria, el Señor está igualmente presente. El mundo entero está lleno del Señor. Abran sus ojos y véanlo. Eso es lo que Vedanta enseña". (C.W.: II 146)

Swamiyí dio mucha importancia a que la religión fuera hacedora de hombres, constructora del carácter: Dirijo mi atención al individuo para hacerlo fuerte, para enseñarle que él mismo es Divino, y llamo a los hombres para hacerlos conscientes de esta Divinidad interior. Ese es realmente el ideal, consciente o inconsciente, de toda religión" (C.W.)

Swamiyí definió la religión como la manifestación de la Divinidad que ya está en el hombre. Una y otra vez expresó este ideal de manifestar dicha Divinidad en la vida diaria. Aquí yace la verdadera solución de los problemas y la llave de todo progreso. Para citar sus palabras: "Este infinito poder del Espíritu, puesto a actuar sobre la materia, despliega desarrollo material; puesto a actuar sobre el pensamiento, desarrolla intelectualidad; y puesto a actuar sobre sí mismo, hace del hombre un dios... manifiesten la divinidad en su interior y todo se arreglará armoniosamente a su alrededor" (C.W.)

Ya sea respecto a crear armonía entre lo antiguo y lo moderno, entre Oriente y Occidente, ciencia y religión, razón y fe; ya sea acerca del desarrollo de cualquier otra esfera, física, intelectual, estética, moral o espiritual, el Vivekananda universal inspira a todos en todas partes.

Verdaderamente, Swami Vivekananda, el más bienamado discípulo de Sri Ramakrishna, el gran patriota-profeta de la India, fue desde su nacimiento un amante de la humanidad. Se declaró a sí mismo como una voz sin forma. Él es la voz de la Verdad Eterna, lo Supremo. Swamiyí fue una de las más nobles manifestaciones de Dios en la tierra. En una carta a una dama americana escribió: "Qué nazca una y otra vez y sufra miles de miserias, para que pueda adorar al único Dios que existe, el único Dios en el que creo, la suma total de todas las almas, y sobre todo, mi Dios el malvado, mi Dios el miserable, mi Dios el pobre de todas las razas, de todas las especies, es el objeto especial de mi adoración" (C.W.: V. 137)

Swami Pareshananda
De su libro "Ramakrishna-Vivekananda-Vedanta"
Capítulo: La universalidad de Swami Vivekananda.