jueves, 1 de agosto de 2013

LA UNIVERSALIDAD DE SWAMI VIVEKANANDA - Primera Entrega


Swami Vivekananda


Desde el más elevado Brahman
hasta el más bajo gusano,
y hasta el más diminuto átomo,
en todas partes está el mismo Dios,
el todo-Amor.
Amigo: ofrece mente, alma y cuerpo a sus pies.
Estas son sus múltiples formas ante ti,
rechazándolas, ¿dónde buscas a Dios?
El que ama a todos los seres sin distinción,
él, en verdad, adora mejor a Dios.

Swami Vivekananda


Once de setiembre de 1893. Día glorioso para la madre India. Bendito día en la historia de la humanidad. Swami Vivekananda, el profeta de la eterna religión universal de la humanidad, dijo en respuesta a las palabras de bienvenida en el Parlamento Mundial de las Religiones en Chicago:

¡Hermanas y hermanos de América! Llena mi corazón con inefable alegría el levantarme en respuesta a la cálida y cordial bienvenida que ustedes nos han dado. les agradezco en nombre de la más antigua orden de monjes del mundo, les agradezco en nombre de la madre de las religiones y les agradezco en nombre de millones y millones de hindúes de todas las clases y sectas. (C.W.:I. 3)


¿Quién era Swami Vivekananda de infinito amor por todos? Era sólo un muchacho, cuando mucho tiempo antes, se encontró por primera vez con Sri Ramakrishna, su bienamado Gurú, quien al verlo comenzó a verter lágrimas diciendo: ¡Oh, has tardado tanto en venir! ¡Cómo pudiste ser tan desalmado como para dejarme esperando tanto! ("The Life of Swami Vivekananda by his Eastern and Wster Disciples", Vol. I, p. 76)

Y luego con las manos juntas agregó: Señor, yo se que tú eres el anciano sabio Nara, la encarnación de Naraiana, nacido en la tierra para quitar la miseria de la humanidad.  of Swami Vivekananda by his Eastern and Wster Disciples", Vol. I, p. 76)

Al igual que los rishis inmortales de los Vedas Swamiyí también declaró la gloria de la humanidad en el Parlamento de las Religiones, el 19 de setiembre de 1893: ¡Hijos de la dicha Inmortal! ¡Qué dulce, qué esperanzador nombre! Permítanme, hermanos, llamarlos por este dulce nombre: Herederos de la Dicha Inmortal. Sí, el hindú se rehúsa a llamarlos pecadores. Ustedes son los hijos de Dios, copartícipes de la Dicha Inmortal, seres santos y perfectos. ¿ustedes, divinidades sobre la tierra, pecadores? Es un pecado llamar así al hombre; es una constante calumnia a la naturaleza humana. Levántense, oh leones; son almas inmortales, espíritus libres, benditos y eternos: no son materia, no son cuerpos; la materia es su sirviente no ustedes sirvientes de la materia. (C.W.: I. 11)

Este llamado de Swamiyí a despertar  a la Divinidad interior, a estar conscientes de la herencia de la Divinidad Inmortal, surgió de su propia realización de la verdad espiritual. Su conciencia personal vibraba completamente al unísono con el dichoso Ser Supremo; es por eso que su llamado era tan penetrante e irresistible, era muy universal en su mensaje, en su amor por todos, sin importar la casta, cultura, credo, nacionalidad, sexo o edad, y también era muy conciliador: entre ciencia y religión, entre Oriente y Occidente. Refiriéndose a la universalidad de Swamiyí, Romain Rolland escribió en su libro "The Life of Vivekananda and the Universal Gospel" (p.149):

Aquello que emerge más claramente es su sentido universal. Él tenía esperanzas de una América democrática, era entusiasta acerca de la Itialia del arte, la cultura y la libertad - la gran madre de Mazzini. Habló de China como del tesoro del mundo, ...Abrazó con igual amor a la India de los Hindúes, los mahometanos y los budistas. Se entusiasmó con el imperio mogol: cuando hablaba de Akbar, venían lágrimas a sus ojos. Podía comprender y defender la grandeza de Gengis Khan y su sueño de la unidad asiática. Hizo de Buddha tema de magnífico elogio: "Soy el siervo de los siervos de Buddha"

Swami Pareshananda
De su libro "Ramakrishna-Vivekananda-Vedanta"
Capítulo: La universalidad de Swami Vivekananda.