viernes, 14 de junio de 2013

UNA LECCIÓN INOLVIDABLE


por N. Gopinath 
Prabuddha Bharata,abril 1988
Una tarde, mientras caminaba por una calle de Malleswaram en Bangalore, pasé por un lugar donde vendían libros usados. El negocio estaba vacío y todos los libros estaban apilados en el suelo. Escenas como ésta por lo general despiertan en mí una gran curiosidad y un fuerte deseo de revisar y buscar viejos textos agotados de la literatura Ramakrishna-Vivekananda.
En el momento que me disponía a explorar la pila de libros se acercó un hombre con un libro en la mano y lo colocó entre todos los demás. De inmediato lo tomé en mis manos y para mi gran sorpresa vi que se trataba nada menos que de ‘La Vida de Swami Vivekananda por sus discípulos de Oriente y Occidente’ Edición 1923.
De inmediato se estableció entre comprador (C) y vendedor (V), el siguiente diálogo:

(C) - ¿Qué precio tiene este libro?

(V) - Treinta rupias.

(C) - ¿Por qué tan caro? Si bien no le faltan páginas, le falta la cubierta exterior que mantiene unidas las hojas. Además el aspecto del libro impresiona muy mal.

(V) - Señor, observe usted el tamaño del libro, casi mil páginas ....

(C) - Aun así el precio es muy elevado.

(V) - Bueno ... déme 28 rupias.

(C) - Todavía es mucho.

(V) - Entonces, ¿cuánto puede pagar?

(C) - (Sin pensar en lo que decía) A lo sumo 5 rupias.

Al escuchar mi oferta, este hombre de unos 50 años, de aspecto humilde, cuyo conocimiento de la literatura Ramakirshna-Vivekananda pensé que sería superficial o casual, se encendió de indignación y levantando su voz dijo:
“¿Es que ignora usted el valor e importancia de Swami Vivekananda?”
Yo me consideraba una persona de cierto conocimiento literario cultivado durante cerca de 25 años y además un firme devoto de la Sagrada Trinidad Ramakrishna-Santa Madre-Vivekananda. Continuó diciendo el vendedor:
“¿Acaso Swami Vivekananda es una persona común que nace de vez en cuando en este mundo? Sepa usted que seres como él nacen de una vez en miles de años. Y usted pretende comprar la historia de su vida por cinco rupias ... ¡Qué impertinencia la suya! Usted no está preparado para leer esta clase de libros. Usted está capacitado para leer ‘Chandamama’ y ‘Balamitra’ (libros de cuentos para niños). ¡Vaya, vaya y léalos!”
Es innecesario decir que no conseguí comprar la vida de Swami Vivekananda.

Cada vez que recuerdo este incidente pienso mudo de asombro en el tremendo poder latente que existe en el nombre de Vivekananda. Poder que convirtió a un hombre aparentemente común en un león rugiente que me dio una lección difícil de olvidar.