jueves, 6 de junio de 2013

SIETE PUNTOS PARA ATENUAR EL SUFRIMIENTO

En el Prabuddha Bharata de 1976, el Swami Budhananda escribe un extenso artículo sobre el sufrimiento. En el mismo, expone siete puntos que resultan interesantes para el lector. Hemos hecho un breve resumen que presentamos aquí. ¿Qué puntos debemos cultivar para entendernos, para dialogar con nuestro sufrimiento? Dialogar con el sufrimiento puede ser una buena forma de encontrar la felicidad. ¿Cómo mermar el sufrimiento? El Swami dijo:

1) Debemos recordar que no somos las únicas personas que sufrimos en el mundo. Somos socios en el sufrimiento del mundo: nuestro sufrimiento es compartido por todas las criaturas.

2) Debemos tratar de entrenar especialmente a nuestra mente a recibir con cortesía el sufrimiento. En lugar de tener una actitud odiosa, hostil o irritante, cultivemos una actitud amistosa y heroica hacia el sufrimiento.

3) No debemos de exagerar nuestros sufrimientos. Quizás no estemos sufriendo tanto como pensamos. No añadamos, por medio de nuestra imaginación, sufrimientos pasados al presente, para hacerlos parecer más pesados. No deberíamos tampoco añadir sufrimientos futuros a nuestra condición presente. Después de todo no vamos a sufrir tanto en el futuro. No olvidemos que hay mucha gente que sufre más que nosotros.

4) No nos dejemos tomar o atrapar por sorpresa por el sufrimiento. No debemos tratar de escapar de él, sino enfrentarlo, “enfrenta a la bestia”, como Swami Vivekananda solía decir.

5) Tenemos que desarrollar el poder de la fortaleza. Sabemos muy poco del poder sin utilizar el que está dentro de nosotros. Piensa lo grandioso que sería poder resistir todas las miserias de las que nos quejamos. Pero debemos desarrollar más y más este poder. Uno de los mejores caminos para realizarlo es a través de la oración.

6) Tenemos que comenzar a desidentificar nuestro Ser, Atman, de nuestro cuerpo y mente. No cabe duda de que esto es muy difícil de realizar; pero todos los maestros espirituales afirman que esto es posible realizarlo. Todos los sufrimientos se van tarde o temprano, excepto los causados por una enfermedad incurable. E incluso estos no pueden tocar al Ser.

7) Simpaticemos con los otros en sus propios sufrimientos y sirvámoslos para aliviarlos de estos. Veremos así como nuestros sufrimientos se minimizan.

El Swami añade que esta actitud hacia el sufrimiento debe de ser espontánea, debe de surgir espontáneamente del interior, y no como una mera receta del Swami, porque entonces no funcionará. La flor con la que se dice “bienvenido” a un amigo no debe de ser una flor de plástico. Tiene que tener la fragancia genuina de una flor. Esta actitud que buscamos debe de venir de dentro de nosotros y esto dice el Swami solo puede venir tras un intenso entrenamiento espiritual de nuestra mente. 

Las bases para este tipo de instrucción las podemos encontrar en esa enseñanza de Buda.