jueves, 30 de agosto de 2007

EL GURU - por Antonio Silvio Curiati


Sí, con atenta mirada él conduce a las ovejas que Thakur le envía.
Where?
Adonde solo él puede llegar, a lo más profundo del alma!
Mirandonos con una visión atemporal, divinizada,
Irradia su amor incondicional, con toda calma,

Para así transformar en luz al que se acerca. Y,
Apenas está cerca, casi por sorpresa
Resplandece renovada la aurora de la vida.
Entonces el pasado tortuoso es desgarrado,
Sellando para siempre la etapa recién abandonada.
Hay que cobijar a lo Divino dentro nuestro,
AnhelandoLo a cada instante y
No prestando atención al mundo circundante,
Anunciando así la comunión tan esperada.
No importa lo que pase, el Guru ya sabe que
Dios esta en nosotros.
Amparandonos con su alegria, él
Jamás abandona al hijo negligente,
Instigandolo siempre a seguir adelante.

Miríadas de luces
Alumbran, por su gracia, nuestro pecho,
Hoy, mañana, siempre, y
Así nos conduce con firmeza,
Riéndose de nuestras fallas,
Así, hasta volvernos puros, hasta llegar al Padre,
Justo a Sus piés, junto a Su misericordia.



Guruji, gracias por todo!
Antonio Silvio Curiati
Agosto de 2007