viernes, 17 de noviembre de 2017

Artículo: DO Graciela Vitangeli




La fuerza omnipresente  del Prana y la Osteopatía
Prana
El Vedanta, que es el elevado conocimiento de los Vedas (escrituras de sabiduría eterna más antiguas del mundo), nos enseña que este mundo fenoménico es el resultado de las vibraciones del Prana.
Prana significa en sánscrito “Principio cósmico de la Vida”.
En el Rig Veda dice: “En ese tiempo, antes del comienzo de la creación, no había existencia ni no-existencia. La existencia relativa y la no-existencia relativa no existían. No había espacio ni tiempo. La oscuridad gobernando sobre la oscuridad. Ni el sol, ni la luna, ni las estrellas. Allí no había luz. No había muerte ni, por tanto, inmortalidad. Había un Ser eterno que era aliento pero sin aliento, Anitavatam”

En su origen existía en el universo dos materiales: Akasha, como materia infinita omnipresente y Prana, como la fuerza  infinita omnipresente.
Akasha significa espacio o extensión, es la causa del éter. El éter se extiende en ese espacio o akasha por la acción del Prana. Los átomos comienzan a vibrar, se atraen y rechazan dando inicio a las primeras partículas que a su vez se combinan y forman los primeros elementos. Todo esto sucede por la fuerza o vibración del Prana.
Este mundo fenoménico fue creado por fuerzas de atracción, fuerzas de rechazo y fuerzas de gravedad. Si estas fuerzas dejaran de existir,  toda esta creación se destruiría.

La vida significa alguna clase de movimiento. La causa del movimiento es el Prana o Fuerza Vital.
Todo es vibración. La  vibración dentro de un cierto límite dará vida, vitalidad, armonía. Pero en un grado mayor o menor de vibración generará disarmonía o destrucción.
Por ejemplo: el fuego en una vibración baja puede darnos calor, pero en una vibración alta puede quemarnos.

El Prana se manifiesta como vibraciones externas en forma de calor, luz, movimiento, gravedad, electricidad, fuerzas químicas, fuerzas mecánicas, viento, etc..
Cuando el Prana se manifiesta  a través de nuestros sentidos percibimos los objetos externos.
Y cuando el Prana se manifiesta en nuestro mundo interno, produce pensamientos, sensaciones, sentimientos, percepciones internas.
También el Prana controla nuestras funciones internas. Por ejemplo: cuando respiramos incorporamos oxígeno de la atmósfera; éste proceso respiratorio mantiene todas nuestra funciones físicas.

¿Qué somos?
Somos una masa de vibración

En todos los procesos hallamos la presencia de un Ser inteligente.
Tanto el macrocosmos como el microcosmos están gobernados por las mismas leyes de creación y disolución del Prana.


La primera expresión de Fuerza Vital o Prana es la expansión y contracción.
Esta primera actividad o manifestación de vida la vemos en el protoplasma.
Esta manifestación no está presente en los objetos inanimados, no del mismo modo. Por ejemplo: en una silla podemos encontrar luz, calor, fuerzas químicas, vibración, pero sin embargo no podemos decir que en la silla exista la cantidad de inteligencia que existe en un protoplasma vivo.

Ciclo o Kalpa
La suma total de energía existe en dos formas: potencial y manifestada.
Desde el estado más potencial surge la creación fenoménica, primero a formas más sutiles, luego a formas más densas tal como las conocemos.
Luego se produce un proceso de disolución de las formas densas a sutiles hasta regresar al estado más latente, del cual surge una nueva creación y se repite este ciclo nuevamente.
Este ciclo o Kalpa de creación o expansión y disolución o contracción es eterno. Hay un período de inactividad, un período de acción inmanifestado.

Aprendemos que el efecto es igual a la causa, no diferente; sólo está en otra forma en una forma más sutil.
“Todo el mundo fenoménico es eterno en su sustancia, no en su forma o manifestación”
Toda evolución es precedida por una involución. Por ejemplo: un árbol da una semilla que produce un nuevo árbol.  La semilla es la involución del árbol que le dio origen. Y el nuevo árbol es la evolución de la semilla.

El universo ha surgido de un universo sutil precedente, también el hombre ha sido producido de una forma sutil precedente.

Contribuciones de la ciencia:
  • “El ser humano es un conjunto de campos de energía multidimensionales en interacción animados por una fuerza la cual es parte del espíritu que anima a todos los seres vivos” (La Curación Energética. Pág. 75. Richard Gerber).

  • Albert Einstein con su fórmula E= M x C2 dio el fundamento para comprender cómo el ser humano puede considerarse como un sistema dinámico de energías. Demostró científicamente que la energía y la materia son expresión dual de una misma sustancia universal.

  • ¿Qué es un electrón? Es una partícula subatómica que presenta las propiedades complementarias de una onda y de una partícula. No es ni puramente energía ni puramente partícula. Así como predijo Albert Einstein a principios de siglo: “La materia y la energía son  mutuamente intercambiables”.

  • Experiencia de Ernst Chladni. “Figuras sonoras de Chladni”: sobre una placa de vidrio o metal colocó una fina base de arena a la que sometió a frecuencias sonoras, obteniendo distintos patrones geométricos, dependiendo de la frecuencia vibratoria a la que fue sometida.

  • Holografía: esta técnica fotográfica consiste en obtener imágenes tridimensionales, utilizando patrones de interferencia de la energía laser.  Al cortar un trozo de la placa obtenida, vemos en él la imagen de todo el objeto fotografiado. “Una parte puede contener la esencia de la totalidad”.

  • El neuroanatomista Harold S. Burr investigó durante 40 años los campos de energía que rodean a los vegetales y animales vivos. Observó en una salamandra un eje eléctrico alineado con el cerebro y la médula espinal. Sus resultados sugieren que todo organismo en vías de desarrollo está destinado a seguir una plantilla de crecimiento preestablecida, y que esa plantilla la genera el campo electromagnético individual de tal organismo.

  • El ADN contiene toda la información genética para el desarrollo y funcionamiento de los organismos vivos. Cuando se comienza a subdividir el ADN  en electrones, protones y partículas más pequeñas, vemos que ocurre un acontecimiento cuántico. A nivel cuántico, la materia y energía cobran existencia a partir de algo que no es materia ni energía. Los físicos se refieren a este estado primordial como una “singularidad”, un ente abstracto que no está limitado por el tiempo y el espacio, sino que es una comprensión de todas las dimensiones expandidas del universo. En el momento del estallido cósmico (Big Bang) el universo entero saltó de una singularidad que tiene inteligencia y sabe organizar la mente y la forma.

  • El físico británico David Bohm, postuló que existe un “campo invisible” que mantiene unida a la realidad en su conjunto, que sabe lo que está ocurriendo en todas partes al mismo tiempo. Este  campo invisible  guarda un gran parecido con la inteligencia básica del ADN.

Relaciones Energéticas - Físicas
El  Raya Yoga de Swami Vivekanada dice: hay dos corrientes nerviosas en la columna espinal, llamadas pingala e irha, y un canal hueco llamado sushumna que corre a lo largo y en el medio de la espina dorsal. En el extremo inferior de este canal está lo que los yoguis llaman “el loto de la Kundalini”, se dice que en él hay un poder enrroscado que cuando despierta trata de abrirse paso a través del canal y a medida que se eleva paso a paso, podría decirse, otra capa de la mente se va abriendo y llegan al yogui todas las variadas visiones y maravillosos poderes. Cuando alcanza el cerebro, el yogui se desliga totalmente del cuerpo y de la mente y el alma individual descubre  lo que estaba oculto, esto es, que es libre.
El canal se cierra en la parte inferior que está situada cerca del llamado plexo sacro del sistema nervioso, el cual conforme a los modernos fisiólogos, es de forma triangular.
Los diferentes plexos nerviosos que tienen sus centros en el canal espinal pueden muy bien representarse por los “lotos” del yogui.
El yogui describe varios centros o chakras, comenzando con el muladhara, en la base, y terminando en el sahasrara, el loto de mil pétalos que se halla en el cerebro.

Si tomamos los diferentes plexos nerviosos, como representación de esos lotos, la idea del yogui podrá ser entendida fácilmente en el lenguaje de la fisiología moderna.

Encontramos una relación de cada centro o chakra con un plexo nervioso una glándula endócrina y un sistema fisiológico del cuerpo (sistema  digestivo, circulatorio, respiratorio, genitourinario,…).



Osteopatía
Palabra de origen griego: Osteon y Pathos.
Osteopatía significa, lo que viene desde adentro a través de los huesos,de los tejidos”.
Es una terapia manual basada en la unidad cuerpo- mente-espíritu.

Fue creada por el Dr. Andrew Taylor Still el 22 de junio de 1874 en Estados Unidos.
Luego de una epidemia de meningitis, perdió a tres de sus hijos y a un criado. Este hecho doloroso hizo replantearse la medicina del momento y vio los límites de los medicamentos.
Comenzó a interesarse por la estructura y los tejidos del cuerpo. Intuyó que en el mismo cuerpo se encontraban los principios de curación. Si no se movilizaban era porque algo lo impedía.

Del otro lado del océano Atlántico, el fisiólogo francés Claude Bernard padre de la fisiología moderna afirmaba: “El microbio no es nada, el terreno es todo”.   

Andrew Taylor Still decía: “el cuerpo es la maravilla de la creación Divina y tiene todo lo que necesita para mantener el estado de salud, solo debe conservar su movimiento y motilidad”.
Estableció los siguientes principios:
1) La vida es movimiento.
2) Autorregulación  y autocuración.
3) Unidad del cuerpo.
4) Interrelación estructura-función.
5) El rol de la arteria es supremo.

La Osteopatía trata causas y no síntomas con una visión de unidad del cuerpo como sistema.
Trata restricciones de movimiento,  no lesiones tal como las conocemos (roturas, fracturas, heridas).

Un discípulo de AndrewTaylor Still fue Wiilliam Garner Sutherland, descubrió lo que llamó Movimiento Respiratorio Primario MRP.
Es un movimiento de expansión y retracción que se percibe en el cráneo y en todo el cuerpo.
Este movimiento tiene un ritmo de 12 ciclos por minuto con una amplitud de 20-30 micrones. Se percibe desde el tercer mes de vida intrauterina y persiste 20 a 40 minutos luego de la  muerte clínica.

En este ritmo encontramos:
Potencia
  • Motilidad inherente del cerebro y la médula espinal.
  • Fluctuación del Líquido Cefalorraquídeo con “su potencia o soplo de vida”.

Movimiento
  • Movilidad de las membranas intra-craneales e intra-espinales.
  • Movilidad ósea de los huesos craneales.
  • Movilidad  involuntaria del sacro entre los ilíacos.


Resultado de imagen para liquido cefalorraquideo circulacion
Figura: producción y recorrido del líquido cefalorraquídeo


Conclusión
Quiero destacar a modo de síntesis e integración, el valor que los doctores A. T. Still y W. G. Sutherland el dieron al Líquido Cefalorraquídeo como un “elemento supremo” del cuerpo humano, ya que contiene una “Potencia o un Soplo de Vida”.
Esa potencia es un “fluido invisible” dentro del fluido cerebroespinal.  
Este líquido se produce en los llamados plexos coroideos en el cerebro, protege al sistema nervioso central, se distribuye por el conducto medular central y  a través de la sangre llega a todo el organismo.
Presenta dos características:
Una energía o  potencia física que parece actuar lo largo del cuerpo como un mecanismo hidrodinámico.
Una potencia eléctrica que actúa en fase positiva y negativa.
Existe una integración recíproca con  la motilidad inherente del sistema nervioso central.

Encontramos actuar al Prana en nuestro cuerpo como Potencia o Soplo de Vida presente en el líquido cefalorraquídeo. Vemos que este líquido llega a todas las células de nuestro organismo.

Así, la fuerza omnipresente del Prana actúa en nuestro microcosmos, siendo parte de la primera expresión de vida “Expansión y Contracción”.