sábado, 30 de septiembre de 2017

SEGUIR APFRENDIENDO: Cdora. Loreley Smith







La gracia de Dios es incondicional e imparcial. 

Sri Ramakrishna nos explica;
El viento de la Gracia de Dios está incesantemente soplando. Los navegantes de la vida no lo aprovechan. En cambio, los activos y fuertes mantienen la vela de sus mentes siempre desplegadas para recibir el impulso de la brisa salvadora y así muy pronto llegan a destino…
¡Tú quieres que te muestre a Dios mientras permaneces tranquilamente sentado, sin hacer el más mínimo esfuerzo!
¡Cuán irrazonable es tu pedido!
El acto de desplegar  las velas, no es nada más que esforzarse para alcanzar el objetivo. Sin el esfuerzo propio nadie puede beneficiarse de la gracia de Dios.