sábado, 26 de diciembre de 2015

Swami Chetanananda: Sri Ramakrishna




Por Swami Chetanananda
Ramakrishna vivió sólo cincuenta años, pero el impacto de su vida y mensaje es inmenso. No es posible para la gente común comprender la grandeza de los avataras, por eso tratamos de comprenderlos a través de las palabras de los grandes pensadores y eruditos del mundo.
Romain Rolland, un escritor francés y ganador del Premio Nobel, escribió: “Estoy trayendo a Europa, casi inconscientemente, el fruto de un nuevo otoño, un mensaje nuevo del Alma, la sinfonía de la India, llevando el nombre de Ramakrishna. … El hombre cuya imagen evoco aquí era la consumación de dos mil años de vida espiritual de trescientos millones de personas.”
El famoso historiador inglés Arnold J. Toynbee escribió: “El testimonio de Sri Ramakrishna sobre la armonía de las religiones... puede hacer posible que la raza humana crezca formando una sola familia –y, en la Era Atómica, es la única alternativa a nuestra destrucción.”
El líder nacionalista indio Mahatma Gandhi escribió: “La historia de la vida de Ramakrishna Paramahamsa es una historia de religión en práctica. Su vida nos posibilita ver a Dios cara a cara.”
Se dice que hay suficiente religión para odiarnos unos a otros, pero insuficiente para amarnos unos a otros. Las sectas religiosas no son malas, pero el sectarismo es horrible: le enseña a la gente a odiar a los otros. Este mundo sería un lugar terriblemente aburrido si todas las personas se vieran igual, pensaran igual, comieran igual, se vistieran igual, manejaran el mismo tipo de auto, rezaran la misma plegaria, aprendieran las mismas cosas, y murieran por la misma enfermedad.
Vivekananda una vez dijo: “Es el choque de pensamiento, la diferenciación de pensamiento, la que despierta al pensamiento. Ahora, si todos nosotros pensáramos igual, seríamos como las momias egipcias en un museo, mirándonos unos a otros la cara con mirada vacía.”
En este mundo diverso si no podemos vivir juntos en paz, tendremos que morir todos juntos, matándonos unos a otros. El amor une y el odio separa. El odio no puede conquistarse por medio del odio, sólo puede conquistarse por amor. Todos los avataras nos enseñan a amarnos unos a otros, pero la intolerancia religiosa, la estrechez, y la superstición separan a uno del otro.
La variedad es el condimento de la vida. Un restaurant que muestra una lista de varios platos en su menú atrae a mucha gente, porque las personas se aburren si comen la misma comida todos los días. Ramakrishna no daba importancia a la unilateralidad. Él solía decir: “¿Para qué como esta variedad de platos? Para no volverme monótono.” También, él dijo: “Un músico produce un sólo tono en su flauta, mientras que otro crea olas melodiosas en diferentes escalas. Esta es mi actitud. ¿Por qué producir un sólo sonido si tengo un instrumento con siete agujeros?”
En la era actual Ramakrishna interpretó una variedad de notas en su flauta divina y creó una sinfonía para armonizar todos los ‘ismos’ del mundo. Él le enseñó a la humanidad a escuchar la espléndida sinfonía del Alma y realizar la divina unidad en la diversidad de este mundo.