lunes, 14 de diciembre de 2015

(Conversaciones de Sri Sarada Devi, Pág. 85)




Un día, la Madre estaba acostada, mientras Kámini, la sirvienta, le frotaba las rodillas con un aceite antirreumático. La Madre me dijo: "El cuerpo es una cosa, y el alma es otra. El alma penetra el cuerpo entero, por eso he estado sintiendo dolor en mi pierna. Si retirase mi mente de la rodilla, entonces, no sentiría allí ningún dolor".  - (Conversaciones de Sri Sarada Devi, Pág. 85)

-(Imagen: Jaya Mukherjee)