martes, 2 de septiembre de 2014

Prof. Eva Schneider: BABU KALIPADA GHOSH






Kalipada fue una de aquellas almas sin rumbo que Ramakrishna salvó. Swami Adbhutananda relata en sus reminiscencias cómo Ramakrishna transformó la vida se Kalipada:


Guirish Babu llegó una noche con Kalipada.  Este era terriblemente bohemio, libertino y borracho. Se negaba a darle dinero a su familia para poder gastarlo en vino. Pero su mujer era muy pura. Yo escuché que muchos años antes, ella había llegado al Maestro en busca de algún tipo de medicina que pudiera cambiar las tendencias de su marido. El Maestro la mandó a la Santa Madre. La Santa Madre la mandó de vuelta al Maestro. El de nuevo la mandó a la Santa Madre y este intercambio se repitió tres veces. Al final, la Santa Madre escribió el nombre del Maestro sobre una hoja de bel que había sido ofrecida al Señor y se la dio a la mujer de Kalipada, diciéndole que cantara el nombre de Dios.
      
La mujer cantó el nombre del Señor por doce años. Cuando el Maestro por primera vez vio a Kalipada, observó: "Este hombre vino aquí después de atormentar a su mujer durante doce años." Él se estremeció pero no dijo nada. Entonces el Maestro le preguntó:  "¿Qué quieres?"  Kalipada, sin ningún empacho, le dijo: "¿Puede darme un poco de vino?" El Maestro sonrió:"Sí, puedo, pero el vino que yo tengo da tanta borrachera que tú no podrás soportarlo": Kalipada lo tomó al pie de la letra y preguntó:"¿Es vino inglés? por favor deme un poquito para remojar mi garganta". "No, no es vino británico, dijo el Maestro aun sonriendo. Es completamente casero. Este vino no puede dársele a cualquiera porque no cualquiera lo soporta. Si alguien lo prueba aunque sea una sola vez, a partir de ahí el vino inglés le va a parecer insípido para siempre . ¿Estás listo para beber mi vino en lugar del otro?" Por un rato, Kalipada se quedó pensativo. Luego yo lo escuché decir. "Por favor deme ese vino que me va a emborrachar para toda la vida". El Maestro lo tocó y Kalipada empezó a llorar. Tratamos de calmarlo, pero siguió llorando a pesar de todos nuestros esfuerzos.
      
Un día, el Maestro le pidió a Kalipada que abriera la boca y sacara la lengua. Entonces, el maestro escribió un mantra sobre ella con su dedo. En es momento cayó el telón sobre el capítulo oscuro en la vida de Kalipada. Toda su personalidad cambió y la gente quedaba perpleja viendo su transformación espiritual.


Del libro Cómo vivir con Dios , de Swami Chetanananda, p. 300, 301